Mujeres en círculo. Transitando los arquetipos: Sofía, el lado femenino de Dios

Descripción de la Actividad

La divinidad femenina Sofía, un ser con muchos aspectos y nombres. Sophia es la razón objetiva del Ser, la Madre de la Vida, la de la mano izquierda. Es conciencia despierta, la Sabiduría no es una característica de la mente, que tiene otras características: análisis, entendimiento, lógica, entre otros. La Sabiduría es una característica del corazón, del centro del plexo cardíaco, donde habita nuestra verdadera esencia como almas. También podemos decir que la Sabiduría nos permite Ver a través de la discriminación, ya que podemos percibir a través de Ella si lo que aprendemos intelectualmente es o no valioso en nuestras vidas. Eso no quiere decir juzgar o tildar de bueno o malo, útil o inútil, sino más bien de saber si aquello que vivenciamos y aprendemos resuena con nuestro ser interno o es una imposición cultural o familiar, algo traído de otras vidas o de ideales impuestos por la educación o la necesidad. Sabiduría nos guiará hacia la Verdad. Sophia “caída desde la unidad y un retorno a la Luz“. Es importante saber que el culto a Sophia y el conocimiento que se tenía de ella desapareció porque el patriarcado se basa en la negación de la autoridad espiritual de las mujeres y la negación de la divinidad femenina. Existe una negación entre la posición históricamente inferior de las mujeres y la desaparición de la diosa, del mismo modo que hay un paralelismo entre el papel dominante de los hombres y el monoteísmo (masculino) La sabiduría de Sophia es intuitiva, es aquello que conocemos a través de la “gnosis”(conocimiento), es aquello que se nos revela o que percibimos intuitivamente como verdadero en el ámbito espiritual, aquellas certezas que nos inspiran los presentimientos. Sophia es una vía de conocimiento, a saber una fuente de sabiduría interior y, asi mismo, una mujer sabia arquetípica. El miedo al ridículo, a parecer supersticiosos o mostrarnos irracionales nos impide compartir la gnosis mística que puede haber sido o que incluso podría ser todavía un momento crucial o un acontecimiento decisivo que reconocemos como tal y los demás coinciden en calificar así. Se ha definido la sincronicidad , irónicamente como “la actuación anónima de Dios”, lo cual, no obstante, hace referencia al temor respetuoso que acompaña a una sincronicidad significativa y especialmente misteriosa. Tal vez deberíamos considerar que se trata de la “actuación anónima de Sofía”, de ese momento en que sabemos, gracias a la sincronicidad, que no existe una explicación adecuada de un suceso determinado salvo la de que formamos parte de un universo espiritual interconectado que nos ha demostrado recientemente que también somos importantes. Sophia, mística y espiritual Para poder emerger ella nos invita a observar nuestra luz y nuestra sombra, seguir expandiéndonos y conectar con su sabiduría. Les propongo identificar y volver a mirar las cinco heridas de la infancia: ¿Cuáles es tu herida encima de la cual armaste tu máscara-personaje? La herida de rechazo, cuando te rechazas a vos misma y atraes el rechazo de los demás, como consecuencia generás una conducta huidiza. La herida de abandono, crees que no podes hacerlo sola, no das lo que estás pidiendo. Máscara: la dependencia. La herida de la humillación, te sentís avergonzada de vos misma. Necesitás ser indispensable para los demás. Máscara : la sumisión y la soberbia. Herida de la traición, te esfuerzas por aparentar fuerza, te mostrás defensiva y escéptica. Máscara: hiper control y el perfeccionismo. La herida de la injusticia, ira y enojo con vos misma, barrera de rigidez para compensar. Máscara: déspota, rigidez y frialdad. Nos vemos en el taller! Textos: “Sofía” Aspectos de lo divino femenino de Susanne Schaup “Las diosas de la mujer madura” de Jean Shinoda Bolen

Detalles

14 de Octubre
15 a 20 hs
$1.050,00
Fundacion Columbia de Conciencia y Energía Jorge Luis Borges 2020

Lugar